La limpieza de la ciudad no depende solo del dinero

El concejal de Ciudadanos José Luis Rodríguez expuso en el pleno del jueves que Vila gaste tres veces más en limpieza por habitante que Oviedo, considerada posiblemente la ciudad más limpia de España. Por lo tanto, no solo es un tema de dinero y hay que pensar que o bien la contrata no realiza bien su trabajo o desde la concejalía responsable deben marcar las prioridades para mejorar la actual situación. Existe la sensación de que hay demasiada suciedad y la presencia de ratas y cucarachas aumenta esta percepción. La factura del covid le puede salir muy cara al Govern Hace más de un año que el Govern aprobó nuevas restricciones y aumentó las multas a todos aquellos que las infringiesen. El Ejecutivo de Armengol, y también el Gobierno de Sánchez, se saltaron el Estado de Derecho y no supieron articular la legislación adecuada para regular una situación extremadamente delicada desde el punto de vista sanitario. Pero como el Constitucional determinó la ilegalidad de las restricciones, las empresas reclaman ahora compensaciones al Govern. La factura puede salir bastante cara.

La limpieza de la ciudad no depende solo del dinero
El concejal de Ciudadanos José Luis Rodríguez expuso en el pleno del jueves que Vila gaste tres veces más en limpieza por habitante que Oviedo, considerada posiblemente la ciudad más limpia de España. Por lo tanto, no solo es un tema de dinero y hay que pensar que o bien la contrata no realiza bien su trabajo o desde la concejalía responsable deben marcar las prioridades para mejorar la actual situación. Existe la sensación de que hay demasiada suciedad y la presencia de ratas y cucarachas aumenta esta percepción. La factura del covid le puede salir muy cara al Govern Hace más de un año que el Govern aprobó nuevas restricciones y aumentó las multas a todos aquellos que las infringiesen. El Ejecutivo de Armengol, y también el Gobierno de Sánchez, se saltaron el Estado de Derecho y no supieron articular la legislación adecuada para regular una situación extremadamente delicada desde el punto de vista sanitario. Pero como el Constitucional determinó la ilegalidad de las restricciones, las empresas reclaman ahora compensaciones al Govern. La factura puede salir bastante cara.